“Desde Rafaela podemos seguir dando certidumbre”

Locales 08 de marzo de 2019 Por
Dijo el intendente Luis Castellano durante el acto de Apertura de Sesiones Ordinarias del Concejo Municipal al tiempo que afirmó que “no es momento de quitarle el cuerpo a los desafíos”.
thumbnail_DSC_7373

Aludió a las dificultades económicas, los programas que el Municipio continuará desarrollando para generar cercanía y trabajo local, el plan de obras públicas, el proyecto de descentralización y modernización del Estado, el apoyo a la educación con infraestructura y programas inclusivos para chicos y adultos, política de género con la suma de una Guardia Social permanente, el avance en los procesos de transparencia, nuevas propuestas culturales, su preocupación por la inseguridad que llevó a la incorporación de 100 cámaras de seguridad, ampliación del Centro de Monitoreo y la novedad sobre la creación del 147 para canalizar los reclamos de los vecinos.

 

 


Discurso

 

A continuación, transcribimos el discurso del intendente Luis Castellano durante el acto de Apertura de Sesiones ordinarias del Concejo Municipal:

 

 

Un nuevo año nos encuentra y reúne en este espacio para dar inicio a las sesiones ordinarias del cuerpo legislativo de nuestra ciudad.

 

 

Al momento de pensar un nuevo período de trabajo, como seguramente lo harán ustedes, pienso en mi familia, en mis seres queridos y en todo lo que nos une con nuestra querida ciudad, todo lo que nos hace sentir orgullosos de Rafaela. Pienso en los momentos que compartimos con nuestros vecinos de la ciudad en cada calle, en cada lugar de trabajo, en cada institución, en cada actividad cultural o deportiva. En todo lo que pudimos charlar, reflexionar, escucharnos. Pero también en todo lo que pudimos hacer, en todos los sueños que pudimos concretar juntos y todos los proyectos y los anhelos que sabemos que todavía nos faltan.

 

 

Cuando me dirigí a ustedes hace un año veníamos de vivir un momento muy especial, las elecciones de 2017, donde los ciudadanos y las ciudadanas de Rafaela determinaron con claridad que la oposición tuviera mayoría en este Concejo Municipal. Ese fue para mí y para todo el equipo de gobierno que me acompaña un llamado de atención importante. Siempre fui un convencido de que la única forma de estar al servicio de nuestros vecinos es escuchar y abrirnos a la posibilidad de generar nuevas formas de resolver los problemas de la Ciudad.

 

 

Y por eso fue que decidimos que la gestión se volviera más transversal, más ágil y más cercana. Que diera cuenta de un vecino de Rafaela que necesita acceder a más y mejores servicios con más facilidad. Porque la única guía que marca el norte de nuestra gestión en la ciudad es su gente y sus necesidades.

 

 

Así fue que hicimos cambios en nuestro equipo de gobierno. Y creamos el programa Rafaela en Acción que me puso a mí y a mis funcionarios en cada barrio ofreciendo y brindando soluciones a necesidades de miles de vecinos.

 

 

La gestión tiene sentido si es accesible, si está cerca, si encuentra un formato que responda a las necesidades de los ciudadanos. Si está en el momento en el que tiene que estar y en el lugar indicado para mejorarle la vida a los rafaelinos. Y esta es una convicción en la que ponemos y vamos a seguir poniendo todo nuestro esfuerzo.

 

 

Todos sabemos que el 2018 fue uno de los años más difíciles que le tocó vivir a nuestro país. A la fuerte suba de precios y la pérdida de poder de compra de los salarios se suma lo que vemos todos los días por los diversos medios de comunicación: suspensiones y despidos en fábricas, comercios que cierran, pequeñas y medianas empresas en graves dificultades y una pobreza que aumenta. Sé que esto genera preocupación y angustia y nos pone en alerta como Ciudad. No es un momento para quitarle el cuerpo a los desafíos, sino para sacar lo mejor de nosotros, especialmente de todos aquellos que tenemos la vocación del servicio público. Todos los argentinos tenemos un problema muy grave con los aumentos en los precios de los combustibles y con las tarifas de la energía. Estas son cuestiones que dependen del gobierno nacional y el gobierno provincial. Y aquí quiero detenerme un momento para citar sólo un claro ejemplo de María del Carmen, vecina del barrio Virgen del Rosario, que tuvo una deuda de luz de aproximadamente 125 mil pesos y tiene la luz cortada desde hace 3 meses. No puede pagar la deuda, tenía un kiosco y lo tuvo que cerrar. Ahora trabaja con su hija vendiendo artículos de librería mientras tienen luz del sol. Apelamos a la sensibilidad de la empresa, NO PUEDEN HACERSE LOS DISTRAÍDOS. Es una empresa del Estado y es allí donde tiene que estar presente.

 

 

Estoy convencido que lo que hemos construido juntos, poniendo al trabajo y a la producción en primer lugar, con un Estado local que está para potenciar al que invierte y al que trabaja, al que quiere innovar y superarse, nos permite estar en una mejor posición para enfrentar un nuevo momento duro para nuestro país. Hemos pasado otras situaciones difíciles y con el empuje y la convicción de esta ciudad de trabajo lo vamos a volver a hacer. En un contexto de fuerte recesión a nivel nacional, de dificultades financieras, donde cuesta mucho planificar, desde Rafaela podemos seguir dando certidumbre. Llevamos adelante el programa Rafaela Emprende, donde del total de los créditos entregados a emprendedores, el 90% sigue en pie, dando una clara señal de la efectividad de la medida, como así también del deseo de progreso y del espíritu emprendedor que ya son una marca de identidad para nuestra ciudad.

 

 

Tenemos en marcha el Rafaela Impulsa, el programa de créditos para emprendedores que pelean por cumplir sus sueños; también “Mi negocio en mi barrio” que junto a comerciantes y el Centro comercial pudimos dar vida al Centro comercial Oeste, programa que pronto replicaremos en otros barrios como por ejemplo el Villa Rosas; el Rafaela exporta; el Rafaela Inspira; el centro Municipal de capacitación en oficios; en fin, una importante cantidad de programas que dan cuenta del apoyo del municipio para poder colaborar con aquellos que quieren y necesitan insertarse laboralmente en este contexto económico.

 


Pero pensamos que cuidar el empleo y seguir empujando esa pasión por producir y exportar requiere en este momento todavía más respaldo. Se necesita toda nuestra energía, todo el músculo que podamos poner como Estado municipal para que aquí y ahora podamos defender lo logrado y seguir proyectándonos hacia el futuro.

 


Volveremos a dar impulso junto a los empresarios de la ciudad, una nueva edición del programa Aprender en la fábrica, tenemos en marcha el observatorio industrial de Rafaela y el mapa interactivo comercial, herramienta de vital ayuda a la hora de tomar la decisión de poner en marcha un nuevo comercio.

 

 

Impulsamos el proceso de creación y crecimiento de la Asociación Civil “Oreja de Negra”, un proyecto textil que reúne a más de 40 mujeres. Cada una de ellas ha encontrado gracias a eso no sólo una salida laboral, sino también un motivo de orgullo: el de saber que con sus manos, y de manera asociada, se pueden producir productos de calidad que hoy llegan a todo el país, y que próximamente podrían hacerlo al exterior. De esto hablamos cuando hablamos de proyectos de vida y de historias de superación: hacer del trabajo el gran eje sobre el que se construye una vida feliz y en paz.

 

 

Reitero: El presente no es alentador, lo sabemos todos los que estamos aquí. El contexto económico del país le ha pegado duro a la clase media, a los trabajadores, a aquellos que venían invirtiendo en la productividad de nuestros pueblos y ciudades. Y a pesar de que todavía no padecemos lo que en otros lugares se viene registrando, la crisis también la sufrimos como Municipio. Por eso debemos estar alerta y preparados si queremos atravesar esta difícil coyuntura. Ya lo he dicho por estos días: En este presente se juega el futuro de nuestra ciudad y por eso debemos echar mano a toda nuestra experiencia, redoblar esfuerzos y evitar peligrosas improvisaciones, debemos trabajar y gestionar con una enorme responsabilidad.

 

 

Dicho esto, también quiero expresarles que siempre he sentido que en estos momentos algo importante se puede gestar. Hoy más que nunca confío en que este comienzo nos va a llevar a un lugar donde las cosas van a estar mejor, porque conozco nuestra gestión, conozco nuestra ciudad y su historia, pero sobre todo porque conozco a los rafearnos, porque conozco nuestra tradición de esfuerzo, de empuje y de coraje para, no solo salir adelante, sino también para siempre ir por más.

 

 

Es en este marco que hemos asumido la decisión de tomar medidas anti cíclicas. Lo venimos haciendo convencidos de que es la mejor manera de afrontar estos tiempos de crisis y de defender a los rafaelinos. A diferencia de las políticas actuales, no vamos a recurrir al recorte como forma de Gobierno. Vamos a cuidar las finanzas municipales. Pero sin achicamiento. Por el contrario, siendo creativos en la administración de los recursos y garantizando la continuidad de aquellas obras, programas y políticas que generan trabajo en nuestra gente.

 

 

Estas acciones no son producto de la casualidad o del espasmo. Se vinculan de manera profunda con un modelo de Estado en el que creemos y que hemos compartido con los vecinos desde el primer momento de la gestión. Estamos convencidos de que el sector público debe estar presente y ser activo protagonista, que no está para ser mero observador o comentarista de realidades difíciles. El Estado debe poner equidad donde no la haya y es su obligación impulsar el trabajo y la inversión, dándole herramientas a todos los que quieren progresar pero también protegiendo y ofreciendo oportunidades a los que están en riesgo de quedarse atrás.

 

 

En un año difícil, en el que prácticamente se frenó la obra pública nacional, pudimos sostener y hacer crecer el plan de obras previsto. Por ello lanzamos el ambicioso plan de pavimentación de 130 cuadras, y este mes vamos a estar inaugurando calle Joaquín V. Gonzales, que va a morigerar la peligrosidad que hoy tiene Av. Italia, armando el par vial para la entrada y salida de todos los barrios del norte de nuestra ciudad.

 

 

Estamos terminando de analizar las propuestas económicas, para la ejecución de las obras de cloacas y pavimento de los barrios Villa Los Álamos y Villa Aero Club, en un trabajo hecho de manera conjunta con los, las vecinales, Aguas Santafesinas, el concejo y el municipio, instaurando un innovador proceso caracterizado por el ahorro previo, en el cual han tenido todos los vecinos la posibilidad de acceder permanentemente a la cuenta bancaria y ver su evolución. En tiempos donde todo está bajo sospecha, estamos muy satisfechos por haber podido consensuar con las familias una forma de trabajo tan transparente. En estos momentos lo estamos replicando con las obras del barrio Brigadier López.

 

 

La refuncionalización de Luis Fanti será una de las obras más importantes que desarrollaremos en estos primeros meses del año. La obra pública dinamiza el trabajo, pero además se traduce en mayor calidad de vida para los vecinos y vecinas de nuestra ciudad. Nos hacen sentir más cómodo y seguros con nuestro entorno. Y en este mismo sentido no quiero dejar de mencionar 2 obras ejecutadas conjuntamente con el gobierno provincial, como son el desvío de tránsito pesado y el entubado del Canal Norte ya en su etapa final de ejecución.

 


Avenida Fanti no admitía más demoras. Este año se convertirá en una vía de acceso ágil y moderna, incorporando a nuestras calles la primera rotonda de magnitud, similar a las que existen en las grandes ciudades. También estamos terminando el proyecto de refuncionalización de Av. Santa Fe, en el acceso este de la ciudad el cual contempla la prohibición de los giros a la izquierda y como así también el proyecto de remodelación de nuestra área central. Sumamos a esto el gran desafío como ciudad de encontrar el mejor destino a los ex almacenes Ripamonti, que como recordarán los señores concejales, en el año 2018 se votó la ley de expropiación de los mismos, sin asignación específica de recursos provinciales. 

 

 

También quiero hacer una mención al Dispositivo Integral de Abordaje Territorial (ex Cepla): después de tres años de innumerables gestiones, el Gobierno Nacional aprobó las actualizaciones de costos que se le adeudan a la Empresa Constructora, por lo que estimamos que en los próximos 60 días se retomarán los trabajos y la obra estará finalizada para mediados de este año.

 

 

Ahora que finalmente comenzaron las obras del nuevo acueducto solicitaremos se nos autorice avanzar con la red de agua potable en los barrios que todavía no tienen este servicio y satisfacer así también las necesidades de los nuevos desarrollos, públicos y privados.


 

Estamos avanzando de manera concreta en la instalación de un Parque Fotovoltaico en el Oeste de la ciudad. Por otra parte, posteriormente al tratamiento de la Ordenanza de Fitosanitarios, el municipio decidió desde el Ejecutivo municipal, por intermedio del Instituto de Desarrollo Sustentable, trabajar un nuevo proyecto de normativa que se viene ejecutando a lo largo de capacitaciones y reuniones para obtener una respuesta de los distintos actores involucrados, priorizando la salud de las personas y la promoción de la productividad local.

 

 

Asimismo este año estará finalizando la ejecución del gasoducto y teniendo en cuenta lo que mencionaba antes, respecto a los tarifazos que hemos sufrido en Rafaela y en el país, llegó el momento de sentarnos como ejecutivo municipal y concejo a discutir muy firmes con la empresa Litoral Gas el financiamiento de la ampliación de las redes domiciliarias, ya que las primeras conversaciones con ésta, dio claros indicios de no querer invertir un peso en la ciudad, pero sí sumar clientes y cobrar tarifas cada vez más altas.

 

En el marco de la política anticíclica asumida por mi gobierno se encuentra también el programa de créditos para la compra de materiales de construcción, que hemos llamado Rafaela Construye. En los próximos días estaremos haciendo entrega de los primeros créditos para familias, que teniendo ya un lote propio todavía no pudieron iniciar la construcción de sus viviendas. En medio de un contexto donde los créditos hipotecarios escasean o se han convertido en un verdadero dolor de cabeza, queremos seguir trabajando en soluciones innovadoras. La casa propia debe volver a ser un sueño cercano para todos, y no un proyecto de vida para unos pocos.

 

 

Dejar de pagar un alquiler y empezar a aportar para algo que es verdaderamente tuyo debe ser una de las sensaciones más gratificantes por las que pueda pasar una familia trabajadora.

 

 

También quiero hacer referencia a las obras del Presupuesto Ciudadano, como es el caso de la obra de los canteros de Ernesto Salva que está avanzada en más de un 70%, revalorizando una de las puertas de entrada de la ciudad y anunciar que este año llamaremos a licitación la última obra, que es la refuncionalización de los galpones del nuevo central Argentino (NCA), cuyo valor más importante reside en que surgieron de un debate y un diálogo de vecinos de toda la ciudad, sobre la base del compromiso y la participación.

 

 

La Municipalidad debe ser una institución cada vez más cercana a las necesidades de la gente, debe trabajar para estrechar el vínculo con cada barrio y con cada rafaelino. Por eso mi compromiso es seguir estando en permanente contacto con todos y de multiplicar los canales de encuentro y comunicación. Es mi deber como Intendente y también una necesidad escucharlos para gestionar en función de la realidad y los problemas concretos de nuestra ciudad. Ya sea por un árbol caído o un desagüe tapado, necesito estar cerca y escucharlos tanto como cada vecino necesita un municipio cercano.

 

 

Por eso el año pasado ampliamos la posibilidad de realizar trámites y gestiones a pocas cuadras de casa. Cambiamos un paradigma y decidimos que la Municipalidad sea la que salga al encuentro de la gente. Este año el programa Rafaela en Acción ya comenzó su visita por los barrios y continuará haciéndolo cada semana, con la certeza de que el vecino lo espera, lo aprovecha y lo agradece. Pero además, con la convicción de que el Estado debe hacerse sentir en cada rincón de la ciudad, y no sólo en el edificio de la Municipalidad. Llevar a cada plaza nuestro Ómnibus Sanitario o nuestro Quirófano Móvil, es brindarle a aquel vecino que pudo sentirse postergado la posibilidad de saber que es tenido en cuenta, que forma parte de algo, que se lo escucha y que se atienden sus necesidades. En definitiva, es acercar con hechos nuestra convicción de que Rafaela somos todos.

 

 

Si bien cada vez son más los trámites que ofrecemos realizar de modo digital, sabemos que hay temas que deben resolverse cara a cara. Y para eso hemos refuncionalizado dos lugares de atención clave para el vecino: el subsuelo municipal y la oficina de Licencias de Conducir. Entrar hoy a alguno de esos de lugares es ingresar a un espacio moderno, confortable e innovador que respeta los tiempos del ciudadano. Y vamos a seguir trabajando para que la experiencia del rafaelino en todas las dependencias municipales sea cada vez más satisfactoria.

Por eso en pocas semanas más vamos a anunciar una nueva manera de estar comunicados. Una vía de contacto mediante la cual esperamos, no sólo canalizar pedidos y reclamos, sino también organizar nuestras respuestas de un modo más eficaz. Vamos a incorporar la línea gratuita 147, un número que recogerá de manera eficiente cada uno de los reclamos, a través de un sistema que nos permitirá verificar la manera y el tiempo en que se dará esa respuesta que el vecino está necesitando. Hoy los teléfonos, correos electrónicos y las redes sociales del Municipio, han diversificado esos canales, generando a veces una dispersión en la comunicación que hemos decidido encauzar a través de este nuevo servicio: el 147.

La gestión del sistema educativo formal es una competencia del gobierno provincial, pero estamos convencidos que no podemos mantenernos ajenos. Porque tenemos la certeza que es la educación la que nos va a permitir el desarrollo como sociedad, teniendo en cuenta desde los más chicos para quienes este año vamos a poner en marcha el cuarto jardín maternal en el barrio Monseñor Zazpe, dando respuesta a la necesidad de muchas familias del sector norte de la ciudad. Tenemos muy claro que nuestro compromiso con la educación de los rafaelinos empieza en el jardín de infantes y termina con la consolidación de la hoy cada vez más concreta ciudad universitaria.

 

 

A través del programa Seguila!, un grupo de docentes y tutores que acompaña a los jóvenes rafaelinos a preparar las materias que adeudan de la escuela secundaria, y a que puedan lograr aquello que se les viene postergando: tener el título secundario. Este año, a partir del esfuerzo de cada uno ellos, seguiremos sumando egresados de las escuelas secundarias. Chicos y chicas que, con el título en la mano, mejorarán sus perspectivas de trabajo e, incluso, podrá hacer realidad el sueño de seguir una carrera universitaria. No queremos que nadie quede en el camino. Por el contrario, nos enorgullece trabajar para que todos puedan tener una oportunidad.

 

 

En esta semana que se conmemora el Día de la Mujer y al mismo tiempo se realiza un paro Internacional de Mujeres reclamando una mayor igualdad, quiero decir que la perspectiva de género hoy atraviesa todas nuestras políticas. Por eso incorporamos el programa Seguila Igual!, mediante el cual las madres jóvenes de nuestra ciudad van a poder contar con un banco en los jardines municipales para sus hijos, o con una asistencia económica que les permitirá no faltar a clases. Además asistirán a talleres de capacitación en diversas temáticas. Una propuesta local que para las jóvenes destinatarias se convierte en la posibilidad de que sus proyectos de vida no se vean truncados. Queremos estar cerca y acompañarlas.

 


Desde que pusimos en marcha la Oficina de Prevención de Violencia de Género, la Municipalidad es la encargada de atender a las víctimas, de acompañarlas a hacer las denuncias, de poner un oído cuando nadie parece escuchar. Lanzamos un programa de capacitación para todo el personal municipal. En las próximas semanas crearemos una guardia social de 24 horas, los 7 días de la semana, que atenderá urgencias de vulnerabilidad social, entre ellas, situaciones de violencia de género. Es el tiempo de hacer todo esto y mucho más. Para una mujer golpeada, salir del círculo de violencia es volver a tener ganas de vivir. Y frente a eso no podemos quedarnos con los brazos cruzados ni dejar de hacer todo lo que esté a nuestro alcance.

 

 

En cultura, ratificamos nuestra vocación que Rafaela nos ofrezca más y es por ello que seguimos disfrutando del programa Verano Juntos, hace 3 días celebramos los carnavales donde participaron más de 11.000 personas y vamos a festejar juntos el cumpleaños número 15 de nuestro emblemático Festival de Teatro, además de una extensa agenda de eventos culturales en el marco de una política cultural ambiciosa e inclusiva. Y quiero aprovechar esta oportunidad para contarles que teniendo en cuenta el éxito de nuestro programa Verano Juntos, decidimos que la Secretaría de Cultura lance también el nuevo programa “Otoño Juntos”.

 

 

Estamos trabajando junto a la agencia de desarrollo en la confección de las bases del plan Rafaela 2031, la Rafaela de los 150 años, en el que pretendemos plasmar un objetivo que desde el municipio tenemos muy claro y es lo que nos va a poner en el futuro como un polo para el conocimiento y la innovación: poder estudiar acá, innovar acá, agregar valor a la producción y forjarse un futuro acá también acá en Rafaela y la región.

 

 

Esta misma apertura para escuchar a la gente, es la que vengo a ratificar ante los integrantes del Concejo Municipal. Con nuestras diferencias, hemos tenido que aprender a convivir, para que un Ejecutivo que no cuenta con mayoría en el Poder Legislativo local, pueda llevar adelante su gestión. En este sentido, mi apertura al diálogo es total. Porque la función pública es eso: buscar el interés general por sobre cualquier intencionalidad sectorial. Y porque somos una ciudad cuyos representantes deben estar a la altura de las circunstancias, y nosotros ya hemos dado señales que estamos dispuestos a llegar a un consenso en aquellos proyectos que todos consideramos importantes. No siempre vamos a estar de acuerdo. Pero nunca debemos renunciar al diálogo. Por eso vamos a volver a enviar para su tratamiento el Proyecto de Ordenanza que regula el trabajo de lavado de vehículos en las calles de la ciudad. Un proyecto que el Concejo nos devolvió, sobre un tema muy sensible para mucha gente.

 

 

En su momento, consideramos que lo único que no podíamos hacer es dejar las cosas como estaban y por eso nos hicimos cargo de una demanda ciudadana de larga data y lo hicimos a través de un abordaje complejo, transversal e interdisciplinario, porque en esta situación intervienen múltiples factores del orden singular y social y legal donde lo económico, el uso del espacio público y los diversos grupos etarios se ven involucrados. Gracias al trabajo de un equipo de profesionales hemos implementado por decreto un programa que pondremos nuevamente a consideración de ustedes. Para que lo evalúen, para que lo corrijan, y para que podamos tener por ordenanza una disposición local que nos permita brindar mayor seguridad a las personas que desempeñan esta tarea y a quienes circulan por estos sectores. Un registro, un chaleco, una credencial, pueden llegar a ser para muchos algo más que una simple identificación. Al escuchar los testimonios de los protagonistas uno rápidamente entiende que se trata de gente que quiere trabajar. Que espera algún día salir de la calle y que no quiere que los mezclen con los delincuentes, a quienes la justicia y las fuerzas de seguridad deben encargarse de observar y controlar y separar de la actividad.

 

 

Frente al inicio de un nuevo año electoral, mi compromiso es encontrar puntos en común con ustedes donde poder actuar. Reitero: Es mi deseo que nuestros legítimos intereses políticos no nos distraigan de nuestras obligaciones. Y que nuestras diferencias no terminen siendo un obstáculo para la gestión de la ciudad.

 

 

Hemos avanzando muchísimo en nuestros procesos de transparencia de los actos de gobierno. Soy una persona a la que le gusta tener las cosas claras, que no queden dudas de lo que hacemos. Somos una Municipalidad cada vez más grande y con mayores funciones. Pero nunca vamos a perder de vista cómo deben ser nuestros procesos y asumir que siempre pueden ser mejorados.

Finalmente, algo que hoy es nuestra principal preocupación como dirigentes y como vecinos de Rafaela: les pido permanecer juntos en la lucha contra el delito.

 

 

Venimos de un año donde hemos realizado la mayor incorporación de agentes de la historia de la Guardia Urbana de Rafaela y en este 2019 vamos a volver a hacer una inversión importante en equipamiento para el Centro de Monitoreo, cámaras, y lectores de patentes para controlar los ingresos y egresos de vehículos de la ciudad. La misma contempla la incorporación de 100 cámaras en una plan de tres etapas (2019 /2020) y una ampliación del centro de monitoreo, totalizando una inversión de más de 13 millones de pesos. Seguiremos invirtiendo en nuestros programas sociales y en el plan de iluminación en nuestros barrios. Hemos declarado la emergencia en seguridad. Pero sabemos que no es suficiente.

Necesitamos que el Estado Provincial y sus funcionarios, desde el Ministro de Seguridad Pullaro hasta el propio Gobernador Lifschitz, tomen con seriedad nuestro reclamo de mayor cobertura de seguridad para la ciudad. Y es consiente mi decisión de mencionarlos por sus nombres y no solo por sus cargos: porque antes que funcionarios somos personas. Y hay un deber moral que excede al del funcionario, que es previo pero al mismo tiempo debiera ser una condición básica de quienes somos funcionarios públicos: ponerse en el lugar de quien sufre. Y aquí los rafaelinos, señor Pullaro, señor Lifschitz, sufren esta desprotección de la ausencia de política de seguridad provincial todos los días. Una ciudad más segura y menos violenta necesita de todos los niveles del estado. Por eso le reclamamos también al Poder Judicial que cumpla con su responsabilidad, aplicando la ley con celeridad y sentido común. Sin justicia todos nos sentimos solos y desprotegidos. Necesitamos magistrados que no miren para otro lado ante esta enorme preocupación de la ciudadanía.

Como les decía: la inseguridad es hoy mi principal preocupación como intendente. Pero no me gustaría que olviden que, además de intendente, soy una persona que tiene familia, que tiene amigos, que tiene vecinos. Que le gusta ir a jugar al fútbol, que cuando puede sale a caminar. Y créanme que sufro como ustedes todo lo que como sociedad nos está pasando. En esta causa soy uno más. Y estamos juntos. Soy uno de los más de 100 mil rafaelinos que está acostumbrado a vivir de otra manera y quiere volver a vivir así. Y que hay cosas que no estoy dispuesto a resignar. Por eso me enojo y reclamo como lo hago. No por capricho, ni por histeria, ni para ganar rédito político: soy consciente de que muchos vecinos no saben que la responsabilidad de la conducción de la policía no es ni de los concejales ni del intendente, es del gobierno provincial. Pero también sé y comprendo que somos los primeros a quienes ir a reclamar. Por eso nunca vamos a dejar de poner la cara, de invertir todo lo posible en prevención, de no hacernos los distraídos con el tema. En el mes pasado, gracias a un reclamo unificado, logramos que enviaran más efectivos y móviles a nuestra ciudad. Quiero ser muy claro: no vamos a quedarnos callados si esos efectivos están un tiempito y los vuelven a quitar. Ni estaremos callados si detectamos que los móviles vuelven a estar parados en vez de patrullando. Señores concejales: los rafaelinos no nos vamos a dejar vencer por la delincuencia, por la droga y el miedo.

 

 

Rafaela sabe que este año será difícil debido a la fuerte crisis económica y social que atraviesa nuestro país y de la cual no hay, hasta este momento, signos positivos de recuperación.

 

 

Reitero: todos sabemos que la Argentina está en medio de una situación productiva, económica y laboral peligrosa. Por eso estoy convencido de que entre todos tenemos que cuidar y ayudar a la Ciudad para que esta situación tenga el menor impacto posible. Por eso no es tiempo de improvisaciones ni de ser mezquinos. No es esta una situación para guardarnos o escondernos ante nuevos desafíos. Es momento para que quienes hemos sido honrados con el voto, demos un paso al frente y tomemos más responsabilidades, redoblando el esfuerzo, no es momento para tibios. Nuestros vecinos, del primer al último rafaelino, se lo merecen. Demostremos con altura y compromiso, el amor y la pasión que tenemos por nuestra hermosa ciudad de Rafaela.