“Último primer día”: acuerdan pautas para los festejos

Locales 07 de marzo de 2019 Por
Se busca repetir la experiencia obtenida el año pasado.
thumbnail_16318638509_69f2e6bfac_k-e1424950875189

Desde la Municipalidad se recordó a las escuelas el Decreto vigente donde, entre otras cosas, figura la obligación de que haya un padre cada diez estudiantes, tanto en las fiestas nocturnas como en el recorrido por las calles.

 


Ante el inicio de un nuevo ciclo lectivo, y tras la positiva experiencia obtenida el año pasado, desde la Municipalidad de Rafaela se volvió a acordar con las escuelas secundarias de la ciudad unas serie de estrategias de cara a los festejos de los estudiantes de quinto año en la previa y durante su “Último primer día”, presentación de buzos o en otros eventos similares durante el año.

 


El objetivo de este acuerdo es garantizar la seguridad de los propios estudiantes y los derechos de los demás ciudadanos, promoviendo una distribución de responsabilidades entre todos los involucrados: Estado, escuela, propietarios de boliches y padres.

 


Cabe recordar que, en lo que respecta al cumplimiento y control de reglas en los espacios públicos, existe un decreto que regula el desarrollo de este tipo de festejos. Entre los puntos claves que forman del acuerdo con las escuelas, se sugiere realizar reuniones de padres donde se informe sobre estas reglamentaciones y donde puedan participar las distintas dependencias que intervendrán (GUR, Protección Vial y Ciudadana, etc.). Además, se solicita a las escuelas que se informen previamente la fecha prevista para la realización de dichos eventos.

 


Por su parte, los propietarios de bares, boliches y salones de fiestas que alquilen sus espacios, deberán cumplir no sólo con la prohibición de venta de alcohol a menores ya existente, sino que además deberán solicitar al Municipio una autorización especial, informando la cantidad de jóvenes que asistirán y adjuntando el contrato refrendado con los padres de los estudiantes. Cabe recordar que deberá estar presente un número mínimo de un padre por cada diez jóvenes. Durante el evento, agentes de Protección Vial y Comunitaria estarán controlando el cumplimiento de estas disposiciones. En caso de que las reuniones nocturnas se realicen en quintas o espacios privados, las responsabilidades totales serán de los propietarios del lugar.

 


Finalmente, los padres y estudiantes acordarán previamente con el personal de Protección Vial y Comunitaria el recorrido hasta el ingreso a la escuela, tanto para reuniones realizadas en lugares públicos como privados, en cualquiera de los turnos de cursado. En ese recorrido también se solicitará la presencia de un padre cada diez alumnos. Agentes de Protección Vial y Comunitaria y de la GUR los acompañarán durante el trayecto controlando que se desarrolle en forma segura y sin infringir reglamentaciones vigentes respecto del uso de pirotecnia o cuidado de bienes públicos o privados.

 


Desde las escuelas secundarias de la ciudad informaron que ya son varios los grupos de padres que se acercaron para coordinar todas estas cuestiones, y se espera repetir la experiencia del año pasado, donde cada uno de los involucrados acompañó estas celebraciones cumpliendo la función que le corresponde.