#VecinoDestacado: Esteban y el arte de crear tornillos, rulemanes y piezas mecánicas

Locales 05 de noviembre de 2018 Por
Este viernes, Esteban Legunda contó su historia en #VecinoDestacado; esta acción del Instituto para el Desarrollo Sustentable que promueve buenos hábitos para el ambiente y contagia el espíritu ecológico entre vecinos.
descarga


Esteban vive junto a su linda y gran familia en el barrio San Martín. Trabaja en un taller de chapería y es, al mismo tiempo, artista. Utiliza, para elaborar sus piezas, materiales desechados de mecánica: tornillos, fusibles, cadenas, hierros, rulemanes y más.


Recordamos que todos los vecinos que quieran participar y contar sus acciones sustentables, lo pueden hacer vía Facebook o Instagram en el perfil del idsrafaela o vía mail a [email protected]


El objetivo es incentivar a quienes no conocen sobre estas temáticas a que se acerquen a ellas, sientan curiosidad y puedan encontrar tiempo en su rutina para dedicarse a hacer de este mundo, un lugar mejor.

Esteban Legunda

Vive con su familia, compuesta por su esposa y sus tres hijos. Son de San Cristóbal pero hace más de 20 años que viven en Rafaela.


Esteban trabaja en un taller de chapería y es artista de piezas elaboradas con metal recuperado. Para la realización de las piezas reutiliza materiales, restos de motos y autos que desechan en mecánicas. “Tengo muchos amigos mecánicos y todos los materiales que uso son restos que me dan ellos. Todo lo que se tira, yo lo uso”, explicó.

Los inicios de una idea

“Hace 13 años, un amigo, que realizaba ferias en los motoencuentros, tenía una réplica de una moto hecha con materiales recuperados. Conociendo mi trabajo y mi gusto por las motos, me propuso hacer similares. Él las iba a vender en los motoencuentros”, contó el vecino. “La traje a casa pero no me salía copiarla, así que decidí hacerla por mi mismo, a mi gusto”.


Desde ese momento, lo que comenzó como un hobby empezó a formalizarse como un emprendimiento: “Ahí es cuando empecé a hacer motos para mis amigos y conocidos, al principio como regalo o a voluntad, y después, me empezaron a contactar para pedirme trabajos por encargo”.


Además comentó que empezó a sumarse a las ferias de artesanos que lleva adelante la Municipalidad para comercializar sus creaciones. “Empecé con motos porque es lo que me encanta, pero después, como las ferias tienen requisitos de presentar más de 4 o 6 piezas diferentes, comencé a hacer diferentes cosas, como tractores, autos, helicópteros, muñequitos”.

Arte sustentable y autogestión

A raíz de que le hacían muchos pedidos, empezó a hacer piezas en cantidad, porque tenía mucha demanda. “Empecé a tener pedidos grandes. Uno de ellos fue una empresa que me pidió muchos trabajos para regalar. Ese trabajo, si bien me encantaba, me demandó mucho tiempo trabajando fuera de casa. Iba al taller a trabajar las 10 horas diarias y me quedaba fuera de hora, como dos o tres horas para hacer piezas”.


“Cuando no estaba en el taller, iba a las ferias a los pueblos a vender. Llegaba a hacer 12 horas de trabajo al día y viajaba a vender los fin de semana. No tenía tiempo para pasar con mi familia, así que decidí dejar de hacer trabajos por un año, que se terminaron convirtiendo en tres. Cuando me di cuenta dejé”, comentó el vecino.

Reemprender como terapia

Este año, Esteban decidió volver a realizar sus creaciones. “Al principio de este año una señora de San Guillermo, que ya me había comprado en otras oportunidades, quería regalarle en nombre de su papá difunto un presente a sus nietos. No podía decirle que no, así que decidí aceptarlo. Hacer ese trabajo me dio muchas ganas de volver a trabajar de esto, así que retomé a principio de año”, detalló.


“Con esta actividad me evito pagar al psicólogo, porque sin duda hacer esto es una terapia. Me encanta, hacer lo que te gusta es bárbaro. Hay que emplear el tiempo en cosas que te gusten. Cualquier persona que tiene ganas y tiempo lo puede hacer. Lo bueno es hacer algo. Le dedicás unas horas y además de conectarte con la gente en las ferias, te deja dinero”, finalizó Esteban.