OMAR MARTÍNEZ: UN DIALOGUISTA EN LA CÁMARA DE DIPUTADOS

Noticias 24 de septiembre de 2018 Por
.
omar2

Impone presencia y saluda siempre con invariable afecto. Hombre del interior del interior , demostrativo, y de sonrisa y buen carácter como estandarte. De esos "profe" de educación física que en cada comienzo de ciclo lectivo uno deseaba que le tocaran. Este docente de toda la vida hace 11 años que casi sin quererlo se volcó a la cosa pública. "Yo entendía muy poco de política y fue Gonzalo Toselli, el actual intendente de Sunchales el que me convocó para armar una lista en Humberto Primo. Acepté sin consultar a mi familia y no cayó muy bien. Fue pasando el tiempo y llegado el momento no aparecía la figura y terminé encabezando. A partir de allí ganamos 3 períodos en la comuna del pueblo". Así comienza el diálogo con Omar Martínez, actual diputado provincial. Nuestro entrevistado tiene 56 años, esposa, una hija de 25 y dos hijos, uno de 14 y otro de solo 9 años. Esta es la familia , la que el propio Martínez reconoce que muchas veces relega en virtud de su apego casi irrestricto al trabajo.
Una historia de vida que se reparte mayormente entre su San Cristóbal natal hasta los 17 años, y Humberto Primo, tal vez, su lugar en el mundo.
En diálogo franco y despojado de victimizaciones, Omar nos cuenta que perdió a sus padres cuando tenía solo 17 años. "Muchos dicen que eso fue una desgracia. Yo creo que todo tiene una razón de ser. Soy un agradecido por todo el recorrido de mi vida. Yo pude estudiar y ese es un éxito. Me recibí de profesor de educación fisica y a los 15 días me llamaron para trabajar". Quizás esos sean mojones importantes en la vida de Martínez. Es interesante conocer que este hombre nacido en San Cristóbal trabajó en un supermercado durante toda su secundaria "para bancarme mis salidas" . Omar Martínez recibió ayuda crucial para poder desarrollar sus estudios terciarios.En Santa Fe capital, primero una incursión por ciencias económicas, para luego -y definitivamente- abrazar la carrera de docente, que era más compatible con el trabajo que necesariamente había que afrontar. Omar Martínez hijo único, recuerda a voz firme y sin titubear a toda la gente que supo darle una mano cuando había que forjarse un futuro y ya no estaban los viejos. Abuelos y tíos. Elba y Nené Candelero docentes y vecinas, todos colaboradores económicos para que Omar pueda estudiar bastante lejos de su San Cristóbal natal. Agradecido, tiene muy claro eso de que la gratitud es la memoria del corazón.
Ya recibido, el hombre de voz "pergolinezca" ejerció en Humberto Primo, Ataliva, Moisés Ville, además de desarrollar sus tareas en los núcleos rurales de Raquel, Galisteo y Virginia. En el momento de comenzar su primera presidencia comunal en la localidad de la bagna cauda, era director de la escuela técnica, además de tener horas cátedra en distintos establecimientos.
De profusa participación en diversas instituciones, el diputado se sabe una persona de buen carácter: "Siempre fui un tipo de diálogo, no me gusta confrontar, no es mi perfil" dice y cuenta que ante alguna polémica en los medios prefiere siempre referirse a hechos o dichos propios, sin calificar a terceros.
Mencionado en el comienzo de estas líneas, el hombre fue 3 veces presidente comunal de Humberto. Mientras desarrollaba el cuarto período fue tentado para ocupar la coordinación del Nodo. "Fue un pedido del por entonces gobernador Antonio Bonfatti. "Yo sentí que traicionaba a todo el pueblo que me había elegido. Lo hablé con el grupo y dejamos a Julio Córdoba. Desde ese momento traté de acompañarlo con mi experiencia". El hombre con apellido de provincia terminó ese mandato y fue reelecto, quedándose en el cargo 4años. La lectura simple indica que los humbertinos entendieron perfectamente que la presencia de Martínez en el Nodo, era un crecimiento también para todos los habitantes de la localidad de la bagna.
¿Qué siente un político cuando escucha a la gente hablar mal de los políticos? Hubo respuesta a cada pregunta. Para esta también: "a mi no me duele porque sé lo que hago; no prometo nada" dice el docente. "Gestiono, de lunes a lunes, sin feriados, sin fin de semana. Y si cometo errores, trato de corregirlos"
Omar Martínez tiene pasado de jugador de fútbol, de técnico. Cuenta de inumerables amistades que supo cosechar siempre con el respeto como bandera. Hoy se lo ve llegar a cualquier pueblo de la provincia, saluda y palmea a cuanta persona se le cruza. Sigue generando amigos. Para este profe de educación física también se pueden sembrar semillas de vínculos estrechos en lo que pareciera ser terreno árido: la actividad política. "No tengo enemigos. En el ámbito educativo y en el deporte hice infinidad de amigos. Y en esto es lo mismo. Podemos tener adversarios, pero nadie tuvo nunca un maltrato conmigo. No tuve jamás un incoveniente ni dentro ni fuera de mi grupo partidario. Y excelentes relaciones con gente de otra idea política" Se escuchan estas respuestas y naturalmente resultan creíbles. El perfil de Martínez dista una enormidad del político de discurso enardecido en algún estrado. No aparece el golpe de puño sobre algún escritorio como método de convencimiento de nadie. Diálogo. Más díalogo. Hasta se podría mencionar la palabra carisma. Y la sonrisa como espada.
El actual diputado lamenta la negativa del cuerpo al que pertenece para comenzar a transitar el camino de una nueva constitución en la provincia. Si la reelección sigue estando vedada por la carta magna, el candidato de Martínez debería ser Antonio Bonfatti: "es un trabajador, un gran conocedor de toda la provincia de Santa Fe" dice Omar, que igual aclara "tenemos que esperar que el Socialismo y el Frente Progresista Cívico y Social proclamen el candidato a gobernador convenientemente"
Hermes Binner, "su" candidato Antonio Bonfatti, Rubén Galassi y el actual gobernador Miguel Lifschitz son la referencia política del docente sancristobalense. Dos de ellos, Bonfatti y Galassi fueron determinantes para la llegada de Martínez al Nodo y su consecuente crecimiento político. "Nunca me dijeron mirá, tenés que afiliarte. Lo hice antes de asumir, pero por propio convencimiento" reconoce Omar que dice respetar muchísimo a los cuatro.
En su condición de presidente comunal el hombre fue muy resistido por varios funcionarios provinciales.Es que, levantado casi de madrugada empezaba- con mensajes de texto primero y "whatsapps" después- a las 6 de la mañana reclamando, pidiendo o recordando alguna gestión o necesidad para la localidad. Pensar en esos funcionarios, muchos de ellos rosarinos acostumbrados al inicio de jornada casi 3 horas después, es imaginar la cara de sorpresa y el insulto contenido. La contracción casi obsesiva al trabajo no mira relojes. Y tiene sus bemoles.
La entrevista fue avanzando sin demasiado orden.Preguntamos por el futuro y por las ambiciones ."En el 2019 no pretendo tener un cargo superior a diputado. Incluso si tengo que bajar uno o dos escalones, no tengo problemas. Puedo ser candidato a senador. Voy a estar donde el partido me coloque. Eso sí, no voy a aceptar, donde no me sienta idóneo"
De capacidades e idoneidades se nutrió la continuidad del diálogo. Amigo personal de Miguel Del Sel, Omar Martínez contó que en algunas oportunidades habló con el Midachi diciéndole que "era muy arriesgado ser gobernador sin preparación, por más que tuviera el mejor equipo". "Santa Fe es de las 3 provincias más importantes, tiene 363 localidades" señaló nuestro entrevistado refiriéndose a la jugada osadísima de su amigo que casi ingresa a la casa gris, con muchos grises en sus aptitudes.
De paso, le preguntamos si un día se ve él, en el ejecutivo provincial: "no estoy preparado; sería muy peligroso" dijo . "Tal vez en algunos años, si crezco en preparación". Esta respuesta fue muy interesante cuando la profundizó. Martínez se refirió a su crecimiento en aptitudes y preparación, y aclaró que no le gustaría ser proclamado candidato a gobernador solo por el posicionamiento que fuera ganando en el poder intestino de su partido.
En muchos momentos de la conversación el docente reporteado hizo referencia a sus excesivas horas de trabajo. "El tema familiar es complicado. Dedico mucho tiempo a lo laboral. Lo priorizo desde antes de la política. Esto es una virtud para la cuestión del trabajo, pero es una debilidad para lo familiar. Acompañan, y se acostumbraron. Pero no es fácil". Lo dice el diputado conciente de la plusvalía que significa para su actividad. Lo dice Omar, el esposo padre y amigo, que sufre postergar a sus afectos. "Esta situación te da vaivenes en la construcción de la familia, genera discusiones y hasta algún transpié".
Dato del quehacer político que bien puede ser considerado una radiografía de la personalidad. Jamás se lo observa en los actos públicos hacer entrega de cheques o alguna forma física de ayuda. Transfiere fondos a cajas de ahorro comunales o de instituciones, de modo de no verse involucrado en esa foto típicamente política dónde se produce -a juicio del legislador- casi un acto indigno de caridad. "La política no tiene que ser un pedestal para que el funcionario sea distinto al otro que es un ciudadano común" se lo escuchó decir.
Identidad Regional tiene en cada momento del camino la chance de dialogar con funcionarios de toda índole, compartiendo vivencias enriquecedoras. Muchas de ellas tiene que ver con el destino de pueblos y ciudades. Esas decisiones que marcan a fuego el diario vivir de los habitantes de nuestra provincia son tomadas por personas. De carne y hueso. Omar Martínez es una de ellas. Ocupa una banca en la cámara de diputados. Cuando no está en el recinto se mezcla con la gente común escuchando tribulaciones cotidianas. Gestiona. No promete. intenta resolver. "Me gustaría que me recuerden como una persona común, que no cambió cuando llegó a la política, frontal, de buen carácter y afectuoso".
Así terminó la entrevista. El docente que mutó a político carismático, reinvindicando su condición de tipo de pueblo chico y costumbres sencillas. Quizás, la política deba nutrise de ejemplos de simpleza y austeridad. Quizás, sea la lección que este docente pueda aportar. En la cámara de diputados. O dónde lo ubique la próxima contienda electoral.