UN RECAMBIO HISTÓRICO SIN TRAUMAS PARA VILLA SAN JOSÉ

Regionales 06 de agosto de 2018 Por
.
fotos de la villa san josé

Todos los pueblos tienen historias particulares. Sucesos o personas que dotan de algún tipo de magnetismo a localidades que fortalecen esos matices y encuentran en eso un sello distintivo. Como para que ese puntito en el mapa sea advertido desde los lugares más alejados. En este caso debemos mencionar la fiesta de la Valesana, evento que lleva por meta homenajear a aquella pionera que, junto a su esposo, tuvo el valor de llegar a un lugar totalmente desconocido aportando el trabajo para empezar una vida en tierras nuevas y formar una familia. Mujeres que con gran dedicación se ocupaban tanto de las labores cotidianas, como así también de las tareas de la vida rural. Y tenían tiempo para ser educadoras y aportar el toque femenino en cada hogar. El evento es un importante polo de atracción para el público de toda la zona, que concurre masivamente al encuentro, disfrutando del baile hasta casi el día siguiente.
Está más que claro que estamos hablando de Villa San José. "La Villa".
Julio César Forni es su Presidente Comunal desde el último mes de diciembre. 46 años. Hasta ese momento tambero. "Es un reto reemplazar a Mendrado. Hizo muchísimo. Ocurre que yo tenía ideas diferentes, y después de estar 2 años en la comisión siendo parte de la minoría, y de haber aprendido mucho, aceptamos el desafío" El flamante mandatario habla de Mendrado con respeto extremo. Mendrado es Mendrado Zenklusen, una institución en el pueblo y más allá también. Merecedor del guiness, no resulta fácil encontrar a un funcionario público que extienda su carrera por más de 30 años. A ese tremendo funcionario y dirigente político sucede Forni. "Se aprende día a día. Esta gestión nos toma en un momento muy difícil del país. Y acá si no tenemos lluvias excesivas, tenemos sequía como ahora". Julio lo cuenta sin dramatizar. Tambero curtido, sabe que con el clima no existe otra alternativa que afrontar lo que viene. Como en la vida misma.
Muy amigo de otros presidentes comunales, el hombre de la Villa sabe como tantos otros mandatarios de pueblos pequeños que la única alternativa es gestionar juntos. Es habitual encontrar a la nueva camada de dirigentes políticos en cualquier festejo patronal rindiendo culto a la amistad. Entre lo humano y lo político se entremezclan territorios, se diluyen límites y se fortalecen relaciones que nacen de la función que les toca y mutan hacia el vínculo personal. Como sea, todo redunda en hechos positivos, también para las localidades: “Con Saguier no hay rivalidad, más vale hermandad; si hasta mi señora es de ahí” cuenta Julio y se sonríe con ganas. “Con José Torres somos amigos, y con Ale Ambort de Susana también. Tenemos claro que somos Rafaela dependientes, y que la única manera de lograr algo es peleándola juntos, haciendo un bloque homogéneo” relata Forni.
Desprovisto de intencionalidad partidaria, Villa San José a través de su representante comunal, reitera lo que se puede escuchar en cualquier punto del Departamento Castellanos. Hombres del justicialismo, del Frente Progresista o de la Alianza nacional Cambiemos sostienen sin titubeos que la senaduría que lleva adelante el contador Alcides Calvo colabora de manera irrestricta. Identidad Regional escucha estos conceptos y advierte palabras sinceras de personas sin dobleces, que nada tienen que ver con el halago hipócrita de los códigos políticos. Es gente que se embarró hasta las rodillas y cuando reclamó, encontró siempre un oído atento. Y en muchos casos soluciones.
“Tenemos muy pocas herramientas y los colonos nos prestan hasta los tractores” continúa contándonos Julio sobre las dificultades. Inmediatamente recuerda y agradece la colaboración que baja del gobierno provincial: “resulta muy importante todo lo que recibimos. Hace un tiempito recibimos ATN del gobierno nacional”
A Forni se le ilumina la mirada cuando describe los cambios que le tocaron vivir en los últimos tiempos. “El tambo es una tarea de todos los días, sin descanso. Pero siempre estuve acompañado por mi señora. Había un ratito y nos sentábamos a tomar unos mates. Hoy podemos compartir menos. Aparecen viajes, estamos un poco más distanciados. Igual, ya nos estamos acostumbrando”. Lo dice. Se autoconvence. Y valora la lealtad de quién acompañó un cambio muy importante en su vida. Y si de hablar de tambo se trata, el jefe distrital reconoce el pésimo momento que atraviesa la actividad y como repercute esto en la situación del pueblo.
“La obra de cordón cuneta la estamos ejecutando con personal propio. Los costos se nos fueron. Por eso valoro muchísimo el empeño de nuestro personal; no tengo palabras para estos muchachos” describe Julio y se reconforta por el equipo de colaboradores que no esquiva colosal esfuerzo.
En la coyuntura económica de la que no escapa esta comuna, el gran objetivo es poder terminar lo que se ha comenzado. “Queremos afrontar el hormigonado del centro, darle continuidad a la obra de cordón cuneta y por lo menos llegar a la mitad de los caminos ripiados”. Forni enumera y se envalentona, conocedor del recurso humano con el que cuenta.
Una de las últimas consultas al Presidente Comunal estuvo relacionada con su continuidad. Como todas las autoridades comunales Julio Forni asume que dos años de mandato no alcanzan siquiera para los proyectos más simples. El mandatario de la Villa no es la excepción. Es más, ya tiene objetivos planteados más allá del cumplimiento de su primer mandato. “Hay una granja que está buscando lugar. Me encantaría que se instale en el pueblo” y remata con su sueño máximo: “queremos una escuela secundaria con edificio aparte. Ya la estamos gestionando en todos los niveles. Después de dos mandatos y con estos objetivos cumplidos, vuelvo al campo” finaliza Julio.
Un puñado de sueños para una gestión que lleva algo más de 8 meses y cuenta con la confianza de todo un pueblo. Villa San José necesitaba experimentar la transición después de un proceso que necesariamente tuvo que finalizar. La vara de calidad en la gestión había quedado muy alta. El hombre que llegó a la Comuna en diciembre, sabe de vigilias continuas, porque el tambo ignora horarios y licua descansos. Esa es la fórmula que conoce Forni para la vida y para el trabajo. Ese es su secreto para el éxito que la gente de la Villa ya comienza a advertir.