EL CAJ PRESENTÓ UN RECURSO DE QUEJA EN UN CASO DE VIOLENCIA INSTITUCIONAL Y FUE ADMITIDO POR LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE SANTA FE

Noticias 17 de abril de 2018 Por
El incidente se dio dentro del expediente en el que se investigan las circunstancias de la muerte de un joven y por el cual se encuentran investigados dos agentes de la Policía Provincial.
2018-04-16NID_261189O_1 (3)

La Corte Suprema de la provincia de Santa Fe decidió admitir el recurso de queja presentado por la querella a cargo del abogado del Centro de Asistencia Judicial (CAJ) de Rosario, Valentin Hereñú, quien se encuentra representando a la madre de Michel Campero, de Granadero Baigorria, en el expediente en que se investigan las circunstancias de la muerte del joven y por el cual se encuentran investigados dos agentes de la Policía provincial: el comisario Omar Guillermo Dal Lago y su hijo, Omar Jesús Dal Lago.

La decisión del Tribunal Supremo de la provincia representa una esperanza para la madre de la víctima, Marisabel Bauer, ya que la causa ha tenido muchos vaivenes. Particularmente, la Corte tuvo que decidir sobre la admisión del recurso interpuesto en virtud del sobreseimiento de Omar Jesús Dal Lago, dictado en primera instancia por el Juzgado de Instrucción Nº 3 de Rosario, en el mes de septiembre de 2016. De esta manera, la Corte resolvió admitir la queja interpuesta y conceder el recurso de inconstitucionalidad, ordenando la elevación de la causa para su tratamiento.

El profesional del CAJ, y también la Fiscal Cristina Herrena, consideraron que la decisión de la jueza de primera instancia de sobreseer a Omar Jesús Dal Lago resultaba arbitraria, en tanto había existido una valoración errada de la prueba rendida, entre otros argumentos. Por ello, presentaron un recurso de apelación, que fue desestimado por la Cámara de Apelaciones de Rosario, lo que motivó la presentación del recurso de inconstitucionalidad provincial que – vía recurso de queja – la Corte Suprema de la provincia finalmente terminó concediendo.

"Entusiasmo y esperanza", fueron las palabras que utilizó el director provincial de Acceso a la Justicia y Asistencia Judicial y titular de los Centros de Asistencia Judicial, Fernando Sirk Marezca, cuando tomó conocimiento del fallo del Tribunal Supremo de la provincia. "Esta es una causa que el CAJ viene trabajando desde el año 2014. Tuvimos varios contratiempos, el sobreseimiento y el cambio de calificación legal no fueron los primeros obstáculos. En diciembre del año 2014 la entonces Jueza Penal, Alejandra Rodenas, había dictado el sobreseimiento de los imputados, y aquel momento también logramos revertir la decisión".

Consultado sobre el futuro de la causa, el abogado querellante del CAJ manifestó que “con la decisión de conceder el recurso de inconstitucionalidad, lo que hace la Corte es abrir una puerta para analizar si los argumentos que presentamos oponiéndonos a la decisión de la Jueza de Primera Instancia, luego confirmada por la Cámara de Apelaciones, tienen asidero o no. Para nosotros es muy importante que la Corte revoque el sobreseimiento de Omar Jesus Dal Lago, a fin de poder decidir sobre su participación en el homicidio de Michel Campero en la instancia de juicio oral”.

RESEÑA DEL HECHO
La noche del 6 de enero de 2014, Omar Jesús Dal Lago regresaba a su casa con su esposa en una moto. En ese momento fue abordado por dos personas, que supuestamente a punta de pistola le sustrajeron la moto al policía que se encontraba de civil. Junto a su padre, el comisario Omar Guillermo Dal Lago, comenzaron a perseguir a los sujetos, quienes habían huido en una moto cada uno.

Mientras se daba la persecución – según el relato de los policías - el acompañante de Campero realizó una serie de disparos y finalmente logró escapar, pero Campero chocó con un colectivo y cayó de su moto. Nuevamente según el relato de los policías involucrados, Campero se reincorporó y les apuntó con un arma, lo que derivó en una serie de disparos policiales que le produjeron la muerte.

Según la querella, el relato de los policías no encuentra fundamento en la evidencia colectada en la investigación, ya que las únicas balas que se encontraron en la escena del crimen salieron del arma de los policías, descartándose, por tanto, la hipótesis del enfrentamiento. En igual sentido, la ubicación de las balas alojadas en el cadáver de Campero denota que el mismo fue asesinado por la espalda.