La historieta al servicio de la Historia

Locales 04 de abril de 2018 Por
El martes por la noche, ante una sala repleta de gente, se realizó la charla "Malvinas en clave de historieta".
charla 1

El martes por la noche, ante una sala repleta de gente, se realizó la charla “Malvinas en clave de historieta” en el Complejo Cultural Viejo Mercado. Los grandes protagonistas de la actividad fueron Ariel Martinelli, ex combatiente de Malvinas y protagonista del comic "Tortas Fritas de Polenta", y su autor, el historietista Adolfo Bayúgar.


La propuesta estuvo presentada por la secretaria de Educación, Mariana Andereggen, y por Mauro Gentinetti, quien ofició de moderador. Ante la pregunta sobre el modo en que lo marcó la guerra, Martinelli fue contundente: “No hay un solo día de la vida en el que uno no se acuerde de Malvinas. Yo pude sacar lo mejor de todo lo que me pasó y, como les decía esta mañana a los chicos de la Escuela Malvinas, la guerra tuvo cosas malas y cosas buenas, pero a mí me gusta ir por lo bueno”.


Bayúgar contó que el proceso de escritura le llevó unos 3 años desde el momento en que Ariel se decidió a hablar hasta el día que la obra comenzó a publicarse en la revista Fierro, y que, claro, no fue un proceso fácil: “De hecho, la parte más difícil para él, que fue la guerra, fue también la parte más difícil de representar para mí”. Pero, confesó sentirse orgulloso de lograr “que Ariel se sincerara, se abriera e hiciera catarsis. Y seguramente también hay partes que no me contó, y está bien, lo respeto”.


Es que, como reconoció el mismo Martinelli, “el veterano de guerra no habla de la guerra. Se lo guarda para él. Y está bien. Yo soy una excepción gracias a Tortafritas de Polenta. Pero mi esposa sabe más por leer la historieta que por lo que yo le conté”.


Ante la pregunta de “por qué no bastó" que Ulises, de 6 años, realizó a su mamá y ella trasladó al excombatiente, su respuesta fue: "No bastó para ganar la guerra, pero sí para encender la chispa que nos llevó a la democracia, a la libertad que hoy tenemos que valorar y cuidar".


Además, Ariel y Adolfo manifestaron sus ganas de visitar las islas junto a sus hijos: “Es algo que queremos hacer”, afirmaron quienes hoy, gracias a la escritura de Tortafritas de Polenta, se hicieron grandes amigos.


A las preguntas del moderador siguieron las del público, en un ameno debate que se extendió hasta casi las 22 horas.


En la antesala de Sala IV, quedó formalmente inaugurada la muestra de Tortafritas de Polenta, compuesta por un gran mural y numerosas viñetas de la obra. La composición, de gran impacto visual, es el resultado del trabajo colectivo de numerosos artistas locales y empleados municipales: David Ponroy, Emanuel Espíndola, Mario Russo, Estefanía Mandril, Victoria Verrelli, Facundo Caffaratti, Damián Perassi, Viviana Escobar, Pablo Petinatti, Luciana Buffa y Mauro Gentinetti.


El valor de elegir

Por la mañana, habían visitado la Escuela N° 495 Malvinas Argentinas. Ante un centenar de alumnos, pudieron contar cómo surgió esta obra gráfica de gran valor artístico e histórico. Ariel aprovechó la oportunidad para instar a los jóvenes presentes, sólo un par de años más jóvenes que él cuando fue enviado a la guerra “porque yo no elegí nada, a mí me mandaron” a que, precisamente, valoren las posibilidades de elegir que brinda la Democracia.

Optimista empedernido, se empeñó en destacar que, a pesar de los horrores, “lo positivo que tuvo la guerra fue que marcó el final de la Dictadura y el principio de la democracia: lo que floreció del horror fue la democracia”.


Los acompañó Emanuel Espíndola, artista local que estableció el contacto y ejerció de presentador. Tras el encuentro, los tres se quedaron charlando con los alumnos para realizar una intervención colectiva, con motivo de los 10 años de la Escuela.​

Te puede interesar