Santa Fe libre de humo “saborizado”

Noticias 04 de abril de 2018 Por
En Latinoamérica las ventas de cigarrillos están decayendo, mientras que las de los llamados saborizados se encuentran en alza.
multimedia.grande.8c255bb743f7c798.6d617274696e65785f6772616e64652e6a7067

 En Argentina, en 2010 este tipo de producto representaba el  1 % de las ventas totales de cigarrillos. En 2015, este porcentaje se elevó al 15 %” resaltó el diputado Omar Martínez al ingresar a la Legislatura un proyecto de ley que busca limitar la presencia del cigarrillo saborizado en la Provincia de Santa Fe.  “La idea es que podamos debatir sobre una temática que tiene que ver con la salud de la población en general y de los jóvenes en particular: es a este grupo etario donde principalmente va dirigida la venta de este producto. Los cigarrillos saborizados, particularmente los que contienen capsulas de sabor se han vuelto populares en Argentina. Al menos así lo demuestran las estadísticas” continuó el legislador.

Los productos saborizados atraen principalmente a los consumidores jóvenes, lo que implica potencialmente adicción y enfermedad. Las compañías deben atraer a fumadores nuevos que reemplacen a los clientes que mueren cada año a causa de las enfermedades producidas por el tabaco o que, en el mejor de los casos, dejan de fumar.

La norma establece en su artículo 1ro la prohibición “en todo el territorio de la provincia de Santa Fe la fabricación, comercialización, acopio, depósito, publicidad y venta al público mayorista o minorista de cigarrillos saborizados” es decir “aquellos que son adítivados con

una sustancia o mezcla de sustancias naturales o sintéticas que imparten, modifican,

mejoran, o intensifican el sabor de los productos del tabaco, que pueden ser añadidas

a los cigarrillos para darles sabor. Algunos cigarrillos contienen capsulas anexadas al

filtro”.

El proyecto establece la organización de campañas de divulgación a los fines de concientizar los alcances de la ley y los peligros a la salud propia y de la comunidad que conlleva el

consumo de los cigarrillos saborizados, como así también la aplicación de multas y otras sanciones.

 

6 millones de personas mueren al año

La epidemia del tabaco mata a más de 6 millones de personas cada año alrededor del mundo. De ellos, 370 mil viven -por ahora- en Latinoamérica. Se estipula que un billón de individuos fallecerá durante este siglo a causa de enfermedades relacionadas con el tabaco.

La mayoría de los cigarrillos saborizados contiene menta o mentol: una sustancia que favorece la absorción de la nicotina y la inhalación del humo acelerando el proceso de adicción. En menor medida, incluyen frutas, especias y alcohol. Muchos de los sabores usan descripciones no convencionales (bola de doble clíck, explosión helada) para comunicar los componentes saborizantes.

En los puntos de venta, los cigarrillos mentolados son exhibidos sistemáticamente en la zona de caja, -una ubicación estratégica-, cerca de golosinas, bocaditos dulces y gaseosas. Esto normaliza productos dañinos y adictivos con productos que atraen la atención de niños.

Argentina se unió al CMCT (Convenio Marco para el Control del Tabaco) de la OMS el 25 de septiembre del 2003. El tabaco saborizado actualmente no es regulado en nuestro país y la publicidad y la promoción en los puntos de ventas están exentas de la prohibición general de la publicidad del tabaco.

De acuerdo con la ley nacional, el Ministerio de Salud requiere establecer la prohibición en el uso de ingredientes específicos que aumenten la toxicidad inherente en los productos siempre que se demuestre que se ajustan a criterios científicos objetivos y normas internacionales. Aún no se ha utilizado la información existente para prohibir cualquier aditivo en Argentina.

Te puede interesar