El Intendente abrió el período de sesiones ordinarias del Concejo Municipal

Locales 02 de marzo de 2018 Por
El intendente Luis Castellano concurrió este jueves al Concejo Municipal para ofrecer su mensaje anual y de Apertura del Período 2018 de Sesiones Ordinarias.






En poco más de 30 minutos realizó una enumeración de los distintos temas y desafíos para el año en curso, además enumeró diferentes puntos que preocupan a los rafaelinos y las gestiones que se hacen sobre los mismos


Estuvieron presentes el presidente del cuerpo, Raúl Bonino, junto a la totalidad de los ediles, funcionarios del Ejecutivo, legisladores provinciales, medios de comunicación, referentes institucionales y público en general.


Se transcribe a continuación el discurso completo del primer mandatario:


Estar acá, hoy, frente a ustedes, pero principalmente frente a cada rafaelino, es, antes que todo, se los aseguro, un gran honor.


Les propongo que vivamos esta apertura de sesiones como una nueva posibilidad, como la renovación de nuestro compromiso con Rafaela.


Hoy damos inicio a un nuevo año legislativo. Mucho se ha hablado ya de la composición que asume hoy este Concejo. Mucho se habla, y seguramente se hablará, acerca de oficialismo y oposición. Yo no estoy acá para abonar esos debates. Mi deber es con la ciudad, con nuestra gente.


Nosotros somos un equipo. Nuestro trabajo diario se enmarca en un proyecto de desarrollo territorial, fuertemente anclado en lo productivo, en la obra pública, en el desarrollo urbano, en el desarrollo humano, donde la articulación público privada cobra un rol central.


Esto se ve plasmado en muchas de nuestras acciones, en la inversión que venimos realizando en desarrollo social, en educación, en salud, en cultura, en deporte. Podría enumerar las decenas de programas y proyectos que dan cuenta de nuestras convicciones, podríamos dedicar mucho tiempo hoy a compartir con ustedes los números que nos enorgullecen, los más de 1.800 niños y niñas que han pasado el verano en nuestras colonias, las más de 1.500 personas que formaron parte de nuestros talleres barriales, los miles de jóvenes que recibieron la visita de nuestros equipos de salud bajo el programa Hay Equipo, los 1.200 chicos y chicas integrados al Plan Bicentenario de Inclusión Educativa, las 1.300 becas para todos los niveles educativos.

Pero me gustaría mucho más contarles que compartimos miles de sonrisas emocionadas en cada ecografía hecha en el Ómnibus Sanitario, que nos llena de orgullo ver el talento de tantos que llenan las aulas en la Escuela Municipal de Música, de la EMAE, del Liceo.


Prefiero contarles que transitamos la construcción del presente de los rafaelinos, pero también construimos el camino de su futuro. Que seguimos promoviendo el desarrollo sustentable, fomentando el uso de la bici, el uso del transporte público a través de la construcción de nuevas garitas y la mejora de las frecuencias. Este mes incorporaremos tres nuevas unidades para continuar fortaleciendo nuestro transporte.

Establecimos un acuerdo con el gobierno nacional para llevar adelante un plan de trabajo que nos permitirá en los próximos meses implementar la SUBE. Antes de fin de año, estaremos integrados a ese sistema con el que ya cuentan las ciudades más importantes del país. Con la SUBE, los rafaelinos que viajen a otras ciudades también podrán utilizar los colectivos, trenes, subtes, y toda forma de transporte público que esté adherido.


Todos los beneficios de nuestro actual sistema, como los descuentos sociales para jubilados y el Boleto Educativo Gratuito, se mantendrán. Ello ratifica nuestro decidido apoyo a la educación y a los estudiantes y docentes, a quienes facilitamos la llegada a sus lugares de formación y trabajo.


Me enorgullece profundamente ser parte de un proyecto que apoya al emprendedurismo. Más de 500 rafaelinos pudieron concretar sus sueños con el acompañamiento de Rafaela Emprende, los créditos para emprendedores, nuestro Centro Municipal de Capacitación Oficios, nuestros programas de Empleo Joven.


Podría estar largos minutos más hablando de estos logros, que, no nos equivoquemos, no son propiedad de este municipio, son el resultado del trabajo, las ganas, el empuje de tantos rafaelinos y rafaelinas que todos los días se levantan con la certeza de que acá hay un Estado que los acompaña en cada paso, en cada sueño, en cada desafío, y también en cada necesidad.


Pero también hay preocupaciones de las que quiero hablar hoy. Sé lo que les preocupa a los rafaelinos. Y lo sé, no porque alguien me lo haya contado, lo sé porque estoy con ellos, porque camino cada barrio, porque los escucho, porque los conozco, y porque me importan y preocupan las mismas cosas que a cada vecino.


Hace unos días estuve reunido en una casa con 25 vecinos. No voy a dar sus nombres ni a decir al barrio, para preservarlos, porque ellos así me lo pidieron. Me dijeron que todos fueron víctimas de algún tipo de delito. Me dijeron que el 26 de julio entregaron una carta al ministro de Seguridad y al gobernador en la que les planteaban sus inquietudes, y la respuesta recién llegó el 6 de febrero. Esa respuesta era que se dirijan al jefe de Policía, que, además, en ese lapso fue removido del cargo, fue encarcelado. Y durante los 7 meses de demora entre la entrega de la carta y la respuesta, los robos continuaron.


No somos ajenos a estas problemáticas. Nos preocupan, pero les aseguro que, fundamentalmente nos ocupan. En materia de prevenc¡ón venimos planteando hace años la necesidad de ser escuchados por quienes hoy tienen la responsabilidad de las fuerzas de seguridad en la provincia de Santa Fe. Ustedes nos han visto reclamar al gobierno lo que no puede llamarse de otra manera que una gran deuda con los rafaelinos. Nos han escuchado pedir (al punto de ser catalogados como “pesados” por algún funcionario provincial), más policías, más equipamiento de la fuerza, más tecnología, un plan de seguridad. Seguiremos insistiendo, también ante la Justicia, para que con los jueces, desde su labor, mediante acciones conjuntas, ataquemos de frente al narcomenudeo.


Por nuestra parte, debo señalar la creación del Comando Unificado de Operaciones, en el que Gendarmería Nacional, la Policía Provincial, la Guardia Urbana Rafaelina y Protección Vial y Comunitaria realizan operativos conjuntos. Es un logro local, que lideramos con nuestra capacidad de diálogo, y en el que debo reconocer, por supuesto, la buena voluntad de quienes dirigen todos esos organismos.


En julio de 2016, mantuvimos reuniones con las autoridades de la Policía Federal con asiento en Rosario y Santa Fe, para evaluar la posibilidad de traer una delegación a nuestra ciudad. Aquel fue un objetivo que nunca abandonamos, lo seguimos gestionando y ahora tenemos ante nosotros la posibilidad de concretarlo este año.


Estamos atravesando el proceso de incorporación de 25 nuevos agentes en la Guardia Urbana Rafaelina. Aumentamos el presupuesto de prevención un 54% respecto del año pasado. Más de 55 millones de pesos en 2018, para sumar más agentes, capacitar a los nuevos y a los que ya están, implementar un plan que dote a la GUR de los últimos adelantos tecnológicos.


Esos 55 millones salen de las contribuciones de los rafaelinos. Con esos 55 millones se podrían ejecutar 55 cuadras de pavimento en un año, o se podrían comprar 18 unidades de transporte público, o se podrían disponer 250 lotes del Instituto Municipal de la Vivienda para 250 familias que quieren un terreno propio, o se podrían construir cinco jardines materno infantiles, con los gastos de personal docente incluido. Esta clase de inversiones debemos resignar por tener que ocuparnos de un problema del que el gobierno provincial debería hacerse cargo.


Estamos reajustando nuestro propio plan de prevención comunitaria, para que los vecinos también sean partícipes activos de la lucha contra el delito. No me refiero a que vayan a aprender defensa personal, me refiero a la creación de mesas barriales en las que tendrán un fuerte rol las Vecinales como espacios de participación, donde los vecinos puedan armar cadenas de alertas efectivas, conocerse entre sí, saber cómo y a quién recurrir en casos de inseguridad.


Estamos convencidos de que reforzar esos vínculos y esos compromisos, unirnos a través de la labor vecinal, es fundamental. Junto a la Oficina de Asistencia a las Víctimas del Delito que ya abrimos, recientemente anexamos la Oficina de Violencia de Género. Para toda clase de delitos tenemos disponible acompañamiento y asesoramiento. Tratamos, desde nuestro lugar, que víctimas y denunciantes no sientan la soledad ni el desamparo que muchas veces sienten.


También, vamos a dar continuidad a programas educativos relacionados con el bullying escolar y el grooming, dos males que amenazan a nuestros jóvenes.


Seguridad también es el tránsito y la movilidad. Sumamos más campañas de concientización, mejorando la transitabilidad de nuestras calles, la semaforización, diseñando planes que hacen de Rafaela una ciudad accesible. Trabajamos en la educación vial, porque es una apuesta a la vida, y como tal, da buenos resultados.


Además, ya elevamos una Ordenanza para que los padres de los menores infractores cumplan, como medida complementaria a las multas, trabajo comunitario por las faltas graves que sus hijos cometan.


Seguridad también es dignidad. Ustedes saben, nos han visto, y nos seguirán viendo, en las obras realizadas, y en las que están en marcha. El pavimento, las obras de desagües, las cloacas, como por ejemplo las de los barrios Villa Los Álamos y Villa Aero Club, cuyos procesos ya comenzamos junto con los vecinos.


Debo mencionar también nuestras gestiones para garantizar el acceso al gas natural. Cada obra, en cada barrio de la ciudad, no es una simple obra, es un cambio en la vida de alguien, es un derecho garantizado, es una mejora en la calidad de vida de una y de cientos de personas.


Elevaremos el proyecto de Ordenanza para dar inicio al Plan de Pavimentación de más de 100 cuadras en 14 barrios de la ciudad. Cuadras que hace mucho tiempo que son reclamadas.


Se me viene una situación a la cabeza, una de las más lindas que viví en los últimos meses, cuando inauguramos el pavimento en barrio Italia. Marta nos dijo algo que me sorprendió mucho, “ahora somos ricos, tenemos el barrio pavimentado”. Una obra es esto, la posibilidad de hacer que alguien viva un poquito mejor.


Este año finalizaremos la obra de Vieytes-Marchini, con sus dos carriles, espacios de estacionamiento, ciclovía, iluminación LED. Esta obra es mucho más que un beneficio para el sur de la ciudad, porque la conectividad vial de toda Rafaela se verá mejorada con esta concreción.


Próximamente comenzaremos la ejecución de la ciclovía a Bella Italia, tanto tiempo reclamada. Es un primer avance en la consolidación del Área Metropolitana Gran Rafaela.


En marzo vamos a licitar la obra de refuncionalización de Ernesto Salva. Lamentablemente, los gastos imprevistos de las tormentas y el contexto socioeconómico que a nivel nacional desgrana en la ciudad, nos han impedido darle inicio cuando hubiéramos querido hacerlo. Pero la vamos a hacer. Es un compromiso que vamos a cumplir, como todos.


A los concejales les pido que nos acompañen con los reclamos al Gobierno Nacional, para que todos los proyectos que hemos presentado correctamente, en tiempo y forma, en diversos ministerios en Buenos Aires, hace ya más de un año, tengan una respuesta, y podamos iniciar obras que son fundamentales para nuestra ciudad. No queremos que el actual presidente, termine su mandato en 2019 sin haber iniciado una sola obra nueva para Rafaela.


Pedimos, asimismo, que nos ayuden a reclamar que se acelere la concreción de la Autopista 34, que se ha detenido. Hemos tenido varias reuniones, viajamos a Buenos Aires con dirigentes de importantes instituciones por el interés estratégico que tiene esta obra para nuestro desarrollo, y no tenemos respuestas. Asimismo, pedimos a los concejales que nos ayuden a custodiar el avance del Gasoducto Regional.


En lo que respecta al gobierno provincial, debo reconocer el inicio de obras largamente reclamadas, como el nuevo desvío de Tránsito Pesado, el entubamiento del canal Norte y la pavimentación del ingreso a nuestro Parque de Actividades Económicas.


Y, por supuesto, debo hacer especial referencia a uno de los reclamos más reiterados desde hace tantos años: el acueducto. Con mucha satisfacción, el jueves 15 de febrero, junto con el gobernador Miguel Lifschitz, abrimos los sobres de la licitación de la obra. Comenzamos con ello a desandar un largo camino de discusiones y desencuentros. No obstante, seguiremos, como siempre, alertas, hasta que la obra se concluya.


Acueducto, Gasoducto y Autopista 34. Tres grandes obras que definen el desarrollo futuro de Rafaela, su proyección, su potencial. Entre todos, señoras y señores concejales, debemos realizar un seguimiento constante y reclamar cada vez que notamos demoras, detenimientos o cualquier interferencia o decisión que afecte la concreción de esas infraestructuras vitales para Rafaela.


En lo que respecta al cuidado del ambiente, elevamos a este Concejo la Ordenanza de iluminación LED. Todo nuevo tendido lumínico que hagamos en la vía pública, contará con esa tecnología, como por ejemplo los refuerzos en avenida Mitre y en la Plaza 25 de Mayo, que tenemos proyectados, y la mencionada Vieytes-Marchini; y a la vez, las nuevas urbanizaciones privadas deberán contar con esta tecnología. Vamos a solicitar a la Empresa Provincial de la Energía que el ahorro energético que se produzca con la iluminación LED, se transfiera al municipio para financiar las inversiones que hagamos en la compra de los nuevos artefactos. Para tener una dimensión de esta inversión, basta con decir que una luminaria de sodio, de las que venimos usando, tiene un costo unitario de 3.800 pesos, y una de LED cuesta 8.000 pesos. La proporción es más del doble. Pero el ahorro energético es de aproximadamente el 50%.


La otra cara de la Inseguridad, nos guste o no, es la exclusión. Hoy nuestro país se encuentra atravesando una importante crisis en materia económica, signada por desempleo, inflación, pobreza. No estoy aquí para responsabilizar a otros niveles de gobierno, pero sí para afirmar y reafirmar mi lugar, que es precisamente al lado de cada vecino de nuestra ciudad.


Seguiremos apostando a los programas vigentes de desarrollo social y a las nuevas propuestas que se vinculan con la inclusión, la contención y el trabajo territorial.


La semana que viene estarán en Rafaela equipos de la SEDRONAR para comenzar a coordinar el inicio de actividades en las instalaciones del Dispositivo Integral de Abordaje Territorial, el DIAT, el exCEPLA.


También, en abril, licitaremos la ampliación del Centro de Atención Primaria de la Salud del barrio 2 de Abril, por un monto de 2,5 millones de pesos.


Seguridad también es poder confiar. Y para confiar, pero esencialmente para ser confiables es primordial garantizar la transparencia en la política. Nos enorgullece ser ejemplo de transparencia en el país y la región. Hace muy poquito tiempo, los rafaelinos volvimos a ser ejemplo de transparencia, por la ordenanza impulsada por nuestro equipo, que prohíbe la designación de familiares en cargos públicos. Siéntase orgullosos, rafaelinos y rafaelinas, no es poco ser ejemplo de ciudad en nuestro país, y mucho menos por temas relacionados con la anti-corrupción. Cuando se gestiona bien, pasan estas cosas.


Nos enorgullece tener la certeza de que aquí la información es de total acceso para cualquier ciudadano. Los sueldos de empleados y funcionarios municipales y nuestras declaraciones juradas están al alcance de todos. No tengo dudas de que el Concejo adoptará la misma medida, como así también la que ya mencioné sobre el ingreso de familiares.


Sabemos que falta, pero también sabemos que estamos en el camino correcto. Este año trabajaremos juntos por todo aquello que falta, y reitero mi invitación: hagamos Rafaela.


Rafaela es una ciudad maravillosa, porque su gente lo es. Me emociona cada día ver cómo, a pesar de las dificultades que todos conocemos, los rafaelinos buscamos la manera de salir adelante, de poner el cuerpo y el alma a los contextos adversos y poner la fe en lo que cada uno puede hacer por uno mismo, por los demás y con los demás: asociándonos, uniéndonos, desde lo público y lo privado. Solidarizándonos unos con otros.


¿Cómo no vamos a estar ahí, como Estado, acompañando, ayudando, y también inspirándonos? Vemos ejemplos de nuestro potencial a cada paso: en las industrias, en los clubes y sus deportistas, en la creatividad de nuestros artistas, en iniciativas gastronómicas y recreativas que unen a la gente y que revitalizan a la ciudad, en el trabajo desinteresado de las entidades no gubernamentales, que son tantas y tan diversas.


Estuve en estos últimos días visitando a varios jóvenes emprendedores, y escucho el entusiasmo en sus palabras, y veo el brillo en sus ojos cuando me hablan de lo que hacen y de lo quieren hacer, y pienso que esa es Rafaela. Eso es lo que somos y lo que debemos seguir siendo. Sé que esas voces y esas miradas jóvenes, llenas de confianza y de buen ánimo, son las mismas que tuvieron quienes empezaron este sueño llamado Rafaela. Un sueño que se acerca a los 150 años, y para el que nos estamos preparando. Una Rafaela de oportunidades. Una Rafaela que mira hacia adelante, una Rafaela en la que cada meta es un nuevo punto de partida.


Te puede interesar