Emergencia Sanitaria: el Ejecutivo solicitó al Concejo el incremento del costo de multas

Locales 21 de abril de 2021 Por Redacción
El proyecto propone elevar el valor de la sanción económica a quienes no cumplan con las ordenanzas que establecen protocolos y restricciones, en el marco de la emergencia sanitaria por COVID-19.
IMG-20210416-WA0036

El Departamento Ejecutivo Municipal elevó al Concejo un pedido para incrementar el costo de las multas a quienes no respeten las normativas vigentes, en el marco de la emergencia sanitaria que rige en nuestra ciudad. 

Al respecto, la jefa de Gabinete de la Municipalidad, Amalia Galantti, comentó que solicitaron la reunión con los concejales “porque necesitamos hacer un replanteo con respecto al valor de las multas para los casos en los que se infringiera la normativa que establece los protocolos y restricciones sanitarios en este contexto de pandemia por coronavirus”. 

La mencionada reglamentación se encuentra fijada por Ordenanza, y en ese contexto, la funcionaria remarcó: “Vinimos a realizar el planteo ante los integrantes del Concejo porque lo entendemos como un último paso que intentamos para persuadir a quienes no están cumpliendo con la Ordenanza”. 

El pedido se produce “antes de tomar otras medidas relacionadas con restricciones en las actividades económicas, y siendo una competencia del Concejo Municipal establecer las sanciones, hicimos el planteo y tuvimos buena recepción”; explicó Galantti.

Multas más elevadas

Con respecto al monto de las multas para quienes no respeten la ordenanza vigente relacionada a la emergencia sanitaria, la jefa de Gabinete comentó que “rige una ordenanza general, que tiene que ver con la totalidad de las infracciones -la cual incluye fiestas clandestinas y actividades no permitidas de algún tipo de establecimiento-, que originalmente, tiene un valor de entre 30 y 100 unidades de multa". Y agregó: "En este caso llegamos a un acuerdo de mantención del piso y duplicar el máximo”.

Asimismo, “está previsto que los jueces de Faltas, además de graduar de acuerdo con los antecedentes, vayan multiplicando por la cantidad de veces en los que el infractor o la infractora haya reincidido”; expresó la jefa de Gabinete.

“Por otro lado, tenemos vigente la ordenanza puntual que se refiere al uso obligatorio del barbijo en donde el criterio es similar: mantener el piso y duplicar el máximo”; manifestó. 

Vale recordar que cada “unidad de multa” se relaciona con el valor del litro de nafta súper de YPF. En ese marco, actualmente, realizar una fiesta no autorizada tiene una multa que alcanza el valor de los 120 mil pesos. Si el Concejo aprueba la solicitud elevada por el Departamento Ejecutivo Municipal, ese monto se elevará a 240 mil pesos, aproximadamente.

En cuanto a lo no uso del barbijo, la multa alcanza los 20 mil pesos y también se duplicaría a alrededor de 40 mil pesos.

Controles y sanciones

Por su parte, el secretario de Gobierno y Participación, Marcelo Lombardo, se refirió al desarrollo de los controles: “Fueron muchos, agotadores. Hubo mucho movimiento durante el fin de semana. Es habitual. Antes de esa fecha, nos contactamos con distintos sectores, en particular los que desarrollan actividades deportivas, y les recomendamos que eviten los denominados terceros tiempos. No lo logramos en un ciento por ciento ya que muchas personas se encontraban en algunos kioscos o se llevaban su propia bebida para tomar después de esos encuentros”.

El secretario indicó que “hemos trabajado coordinadamente con todas las fuerzas en la persuasión y recomendación: Protección Vial y Comunitaria, GUR y el apoyo de la Policía de la Provincia. Entonces, nos encontramos con algunos grupos que se mostraron un tanto reacios a obedecer las normas. Es por eso que elevamos este planteo al Concejo, para focalizar el castigo para quienes no quieren cumplir y no generalizar con quienes cumplen dentro de nuestra comunidad”. 

En lo que va de la pandemia, se detectaron y sancionaron 120 fiestas clandestinas. Al respecto, Lombardo aclaró que “desde ya no es lo mismo una fiesta con 12 personas que una con 150, en un lugar que toman como habitual y donde se nos hace difícil la tarea de control. Por eso, la idea de tener un piso y un techo en los montos sancionatorios”.