BELLA ITALIA: SERVICIO PÚBLICO DE CLOACA

Regionales 12 de febrero de 2021 Por Redacción
149433278_4048430078509896_8531881187744185500_o

El servicio de cloacas constituye una herramienta indispensable para la calidad de vida de la población.
Los efluentes cloacales producidos en los hogares se conectan a un sistema que recoge estos residuos y los conduce hasta la planta depuradora.
 Las aguas residuales al llegar a la planta de depuración pasan por un conjunto de lagunas interconectadas que cuentan con microorganismos que sirven para biodegradar todo el material orgánico de las bacterias perjudiciales, pudiendo inyectarse en cursos naturales de agua sin perturbar la flora y fauna autóctona.
 El uso correcto y preservación del servicio de cloacas, permiten prolongar y garantizar la vida útil de las instalaciones. El uso adecuado de los desagües cloacales domiciliarios contribuye al mantenimiento de la higiene y de la salud pública.
CONSEJOS:
  No está permitido conectar los desagües pluviales a la red cloacal.
Sólo deben arrojarse al sistema de desagüe cloacal domiciliario los líquidos provenientes de artefactos sanitarios o excretas, el agua del lavado de prendas e higiene personal, el agua producto del lavado de alimentos, de la preparación de comidas y el agua del enjuague de vajilla.
Los desagües pluviales domiciliarios deben terminar en las calles. Sin embargo, numerosos vecinos, para evitar gastos o roturas en los pisos de sus domicilios, conectan las cañerías por donde baja el agua de lluvia a la red cloacal, ocasionando graves perjuicios.
Cuando hay abundantes precipitaciones y el agua de lluvia es arrojada a la red cloacal, se satura la capacidad de conducción de las cañerías cloacales que no están dimensionadas para este fin (pudiendo llegar a 30 veces más del caudal normal), y esto provoca que se inunden domicilios con efluentes cloacales, desbordes a través de las bocas de registro, muchas veces levantando las tapas sobre el nivel de calzada y también causa un efecto de lavado en las lagunas de depuración, afectando el correcto tratamiento químico, que puede llevar varios meses en volver normalizarse.
  No desechar en el sistema de desagües, elementos sólidos que perturben el funcionamiento de las instalaciones
Dado que las conexiones están diseñadas y construidas para permitir solamente el paso de líquidos o disposiciones excretas. Los productos de origen industrial generan ácido y dañan gravemente las cañerías.
  No arrojar trapos, medias de mujer, pañales, algodones, bolsas, preservativos, portadesodorantes de inodoros; envases plásticos en general o de cartón; productos solidificados como aceites lubricantes y pinturas; materiales no biodegradables a corto plazo como maderas y cartones; colillas de cigarrillos; medicamentos vencidos.
Son muy comunes las obstrucciones producidas en las paredes de las cañerías cloacales, al solidificarse comestibles, grasas y aceites que son vertidos con la limpieza de la vajilla. Y también en forma conjunta con la descarga de elementos no permitidos como yerba, fósforos, té o café. Las colectoras cercanas a las grandes casas de comidas y restaurantes que no respetan estas recomendaciones, la sufren a diario.
 El mal funcionamiento de la red cloacal afecta a la salud pública y, por lo tanto, a toda la comunidad. Cada uno puede ayudar a que no ocurra, poniendo en valor el bienestar de su familia y de todos sus vecinos.
Por esto, la Comuna apela a la toma de conciencia de todos los vecinos respecto de los graves problemas que ocasionan los desagües pluviales conectados al desagüe cloacal.