Mujeres rurales protagonistas en Expo Venado Digital 20.20

Regionales 18 de diciembre de 2020 Por Redacción
Con notable suceso se desarrolló el panel “Argentina, liderazgo global impulsado desde lo local” Mujeres Rurales protagonistas, en la primera jornada de ExpoVenado Digital 20.20, organizado por la Sociedad Rural de Venado Tuerto y el Gobierno de la Ciudad de Venado Tuerto.
124400197_3615605845164234_2043893114011415499_o

Compartieron sus visiones, experiencias y posicionamientos, la presidenta del INTA, Ing. Agr. Susana Mirassou; la ex ministra de Producción de la provincia de Santa Fe, CP Alicia Ciciliani; la vicepresidente de Garro Fabril SA, Analía Garro; y la licenciada en Economía, Iris Speroni.

La coordinación y moderación la hicieron de manera conjunta la Ing. Agr. María Beatriz Pilu Giraudo y el periodista agropecuario Martín Roggero, planteando inteligentes interrogantes que dieron lugar a jugosas respuestas de las expositoras, enriqueciendo el panel con diversidad de opiniones.

“Estamos convencidos que nuestra Argentina agro-bio-industrial tiene muchísima potencia en cada rincón del territorio. Con muchas posibilidades no sólo para los argentinos sino para llevar a Argentina al mundo”, planteó ‘Pilu’ Giraudo en el inicio.

INTA, territorialidad, planificación y proyectos

La Ing. Agr. Susana Mirassou (primera mujer que llegó a ser Presidente del INTA) reseñó la actualidad del organismo que recientemente cumplió 64 años, destacando el sesgo de descentralización que lo hace bien federal. Destacó el Plan Estratégico 2015/2030 que orienta el rumbo institucional, que incluye planes de mediano plazo basados en la demanda que surge en cada unidad que el INTA tiene en el país.

Apuntó al compromiso del trabajo de extensión, investigación y vinculación tecnológica con el sector agropecuario, agroalimentario y agroindustrial.

El INTA cuenta con más de 400 unidades distribuidas en nuestro país, donde desarrollan su actividad más de seis mil personas. “Estamos realmente presentes en el territorio”, remarcó Mirassou.

Bioeconomía como motor de desarrollo

“Las mujeres nos animamos a transitar distintos ámbitos, en lo público y en lo privado”, expresó Alicia Ciciliani, de rica trayectoria en diferentes cargos y un fuerte compromiso con la producción, la sustentabilidad y la bioeconomía.

“Para tener un liderazgo global, e impulsarlo desde lo local, tenemos que entender para dónde va el mundo. Y eso es reconocer los nuevos liderazgos y las nuevas demandas…”, observó, apuntando al cambio climático, a la influencia de la relación entre las potencias mundiales, “y como la Argentina lo analiza correctamente y nos insertamos en ese eje”.

También sugirió “mirar a América Latina con una integración necesaria que nos favorece para insertarnos en un mundo que cada vez demanda una negociación más ardua con los países que nos estamos relacionando”.

Educación, superación y producción

Desde una industria local que lleva seis décadas generando empleo y desarrollo, atendiendo el mercado interno y exportando la mayoría de su producción, y con una fuerte vocación por la capacitación, Analía Garro suscribió la idea de gestión mancomunada entre lo público y lo privado.

Citó el rol de la mujer en la Cámara Regional de Comercio Exterior, desde donde se genera un proyecto educativo para que los operarios puedan terminar y/o cursar estudios secundarios y que así no tengan límites de crecimiento. “Debemos darle a la gente la oportunidad de superarse”, subrayó.

Argentina tiene todo, y cosas por hacer

“Es totalmente posible ir desde cualquier localidad al mundo porque tenemos mucho para ofrecer”, suscribió la licenciada Iris Speroni desde su óptica de economista. Planteó además la diversidad de producción y el potencial del recurso humano, señalando la importancia de saber lo que el mundo demanda.

Speroni apuntó “pasos previos que no siempre se están dando”, enumerando lo que aún queda por resolver de desocupación, los altos impuestos, la especulación financiera, el tipo de cambio no competitivo, la inseguridad, la corrupción. De todo eso resulta que “en Argentina todo cuesta más y, a pesar de todo lo que se dice, somos el país que menos exporta en el mundo”.