El Concejo Municipal se suma a la difusión de la Semana Mundial del Parto Respetado

Regionales 20 de mayo de 2020 Por None
En situación de pandemia, el parto respetado sigue siendo un derecho.
PartoRespetado



Hoy más que nunca es necesario promover y garantizar los derechos de partos y nacimientos respetados, seguros y en libertad. Aún en tiempos de COVID-19 toda persona gestante tiene derecho a vivir una experiencia de parto respetada y positiva.

Del 17 al 23 de mayo se conmemora la Semana Mundial del Parto Respetado, promoviendo cada año un lema diferente, siendo en 2020 “Mi decisión debe ser respetada”.

El parto respetado o humanizado promueve la toma de decisiones seguras e informadas, considera las particularidades de cada familia y garantiza los derechos de las personas gestantes y recién nacidas.

El Concejo Municipal de Sunchales aprobó en 2013 la Ordenanza Nº 2293, la cual establece con carácter permanente esta efeméride a nivel local, la que corresponderá con la instituida a nivel mundial durante el mes de mayo de cada año.

Esta norma dispone la realización de actividades y acciones, con el objetivo de difundir el marco legal existente sobre la temática; promover la toma de conciencia en la ciudadanía; así como impulsar la participación social y el debate público sobre el derecho a un embarazo y parto seguros y dignos, erradicando prácticas innecesarias.

En nuestro país, la Ley Nacional Nº 25.929 rige en la atención de la salud tanto del ámbito público como privado, garantizando los derechos de las familias gestantes y las personas recién nacidas.

En relación con el embarazo, el trabajo de parto, el parto y el posparto, se deben garantizar los derechos:

-A recibir información sobre las distintas intervenciones médicas que pudieren tener lugar, de manera que se pueda optar libremente por las diferentes alternativas.

- A recibir atención de modo individual y personalizado que garantice la intimidad durante todo el proceso asistencial y se tenga en consideración sus pautas culturales.

-Al parto natural, respetuoso de los tiempos biológico y psicológico, evitando prácticas invasivas y suministro de medicación que no estén justificadas.

-A recibir el acompañamiento de una persona de confianza y elección durante el trabajo de parto, parto y posparto.

-A tener a su lado a su hijo o hija durante la permanencia en el establecimiento sanitario, siempre que el recién nacido no requiera de cuidados especiales.

-A recibir información específica sobre los efectos adversos del tabaco, el alcohol y las drogas.

Toda persona recién nacida tiene derecho:

-A ser tratada en forma respetuosa y digna.

-A su inequívoca identificación.

-A no ser sometida a ningún examen o intervención cuyo propósito sea de investigación o docencia, salvo consentimiento, manifestado por escrito de sus representantes legales, bajo protocolo aprobado por el Comité de Bioética.

-A la internación conjunta en sala y a que la misma sea lo más breve posible.

-A que sus familias reciban adecuado asesoramiento e información sobre los cuidados para su crecimiento y desarrollo, así como de su plan de vacunación.

Las familias gestantes de la persona recién nacida en situación de riesgo tienen derecho:

-A recibir información comprensible, suficiente y continuada, en un ambiente adecuado, sobre el proceso o evolución de la salud de su hijo o hija, incluyendo diagnóstico, pronóstico y tratamiento.

-A tener acceso continuado mientras la situación clínica lo permita, así como a participar en su atención y en la toma de decisiones relacionadas con su asistencia.

-A que se facilite la lactancia materna de la persona recién nacida.

Boletín de noticias