Memoria, Verdad y Justicia, siempre

Locales 23 de marzo de 2020 Por None
A pesar de no poder realizar la conmemoración en un acto oficial, desde la Municipalidad de Rafaela recordamos la importancia del 24 de Marzo en la historia y el presente de los argentinos y argentinas.
descarga (3)



Cada 24 de Marzo, los argentinos y las argentinas realizamos un ejercicio de memoria colectiva sobre nuestra historia reciente. Este año, debido a al necesario aislamiento social, preventivo y obligatorio no habrá actos oficiales, pero desde la Municipalidad de Rafaela invitamos a  reflexionar sobre la importancia de mantener vivo el recuerdo del Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia.


El 24 de marzo de 1976 se dio inicio a la última Dictadura Cívico Militar en la Argentina. Una  dictadura que implementó el terror y la censura en todos los ámbitos de la vida social. Durante esos años, y bajo la excusa de la “reorganización nacional”, los derechos humanos fueron avasallados y la represión autoritaria y anticonstitucional se adueñó de las calles, los medios de comunicación y las instituciones, entre ellas escuelas y universidades, partidos políticos y sindicatos.  


Hace 44 años, el terrorismo de Estado tomaba las decisiones y se iniciaba un plan de exterminio. Al secuestro y desaparición de personas se sumó la apropiación sistemática de niños y niñas robados a las madres que daban a luz en centros clandestinos de detención. Desde entonces, y con el trágico legado de 30 mil personas desaparecidas, las argentinas y los argentinos nunca más volvimos a ser quienes éramos.


“Nunca más” se convirtió en una consigna que unificó a los argentinos y las argentinas. Todos y todas nos pusimos de acuerdo en que hay ciertos errores que no queremos volver a repetir. Por estos días, esa convicción se sigue actualizando cada vez que invocamos las demandas actuales de nuestra democracia.


Desde la Municipalidad de Rafaela consideramos que este 24 de Marzo no se trata de un feriado más, porque simboliza la recuperación de los derechos humanos como una política central, con la verdad y la justicia como columna vertebral de la República; y también porque este año nos corresponde conmemorarlo en un inesperado y repentino contexto de crisis que debe encontrarnos unidas y unidos por la solidaridad y por la responsabilidad absolutas, por el amor a nuestro país y a nuestra gente, por el deber de cuidarnos individualmente y como comunidad, como integrantes de un pueblo con un destino en común.

 

 

20 huellas

 

La Plaza de la Memoria, que conmemora a las víctimas rafaelinas del terrorismo de Estado, incorpora este año dos nuevas columnas en homenaje a Susana Beatriz Guadalupe Trossero y Miguel Ángel Esborraz, cuyas historias se ligan al pasado y al presente de nuestra ciudad. Un trabajo que fue posible gracias al compromiso constante del Espacio de la Memoria de Rafaela y de un grupo de personas colaboradoras involucradas en seguir develando aquellos rasgos de nuestra historia que permanecen ocultos. Se trata de una búsqueda por la verdad que, tal como sucedió en estos últimos casos, permite rellenar ciertos vacíos y se convierten en reflejo de la tragedia que representó el hecho de no poder corporizar las pérdidas.

 

 

Susana Beatriz Guadalupe Trossero

 

Hija única de una familia de nuestra ciudad. Acribillada el 7 de octubre de 1976, en Santa Fe. Militante de la Juventud Universitaria Peronista y Montoneros, fue abatida en una casa de la organización junto con otras compañeras, dos de ellas embarazadas. Egresó de la Escuela Normal “José de San Martín” de Santa Fe después de haber cursado el Bachillerto con Orientación Padagógica. Luego comenzó a estudiar el Profesorado de Historia en la UNL, pero lo dejó de lado cuando se dedicó de lleno a la militancia. Trabajó en el Barrio San Lorenzo colaborando en tareas de alfabetización y apoyo escolar a los pibes del barrio, actividad que llevaba adelante en el denominado “Rancho Peronista”. Su cuerpo descansa en el Cementerio Municipal de Rafaela junto a sus padres.

 

 

Miguel Angel Esborraz

 

Desaparecido el 24 de julio de 1976, en Córdoba. Nació en la ciudad de Rafaela, el 9 de abril de 1954. Sus padres provenían de la vecina localidad de Angélica. Allí hizo la escuela primaria y luego cursó los estudios secundarios en el Colegio Industrial de Santa Fe, egresando en 1974, como técnico químico. En 1975 se trasladó a Córdoba, donde residió hasta la fecha de su desaparición. Durante ese tiempo trabajó en la fábrica de máquinas viales Tortone llevando el mensaje a los compañeros trabajadores. “Grillo”, como le decían, había iniciado su militancia en el grupo de izquierda troskista del Industrial llamado “Espartaco”.

 

Junto a estas dos nuevas columnas ya se yerguen en la Plaza de la Memoria las que recuerdan a Analía Arriola, Raúl Bru, Rubén Carignano, Conrado Ceretti, Osvaldo Colombo, Reinaldo Hattemer, José Manfredi, Cecilia Marfortt de Trod, Jorge Trod, Carlos Morel, Ricardo Nicolini, Yolanda Ponti, María Guadalupe Porporato, José Rossi, Luis Ricciardino, Roberto Sinigaglia, Raúl Tettamanti y Zulema Williner.

 

Estos nombres de hijas e hijos de Rafaela debemos sumar también los de Vicky Aguirre y Silvia Suppo. Por ellas y ellos gritemos con la voz y el corazón: ¡presentes!

 

Boletín de noticias